lunes, 30 de enero de 2012

No trato de bailar mejor que nadie. Sólo trato de bailar mejor que yo.


Es inmenso el placer que se experimenta en el recrear interpretando y en el sentir que se está transmitiendo al público un estado de emoción y goce.
Danzar significa, ante todo, establecer un vínculo activo entre el hombre y la naturales. Es el primer conocimiento sintético y estético del mundo; inmediatamente anterior al concepto y la palabra.
La danza no solo consiste en bailar si no expresar lo que sentimos cada vez que movemos cada parte de nuestro cuerpo con el esfuerzo, y el sudor que corre por nuestro cuerpo.
La danza es el único arte en el que nosotros mismos somos el material del que el arte está hecho.
El escenario es hermoso: allí, se percibe cómo el espacio existe. El escenario es un infinito placer y un misterio para develar. Y sin misterio no somos nada.




Los grandes bailarines no son geniales por su técnica, son geniales por su PASIÓN.




SUBIRME AL ESCENARIO Y SENTIR ESA IMPOTENCIA, ESA PASIÓN, ESA ACELERACIÓN Y ESA EMOCIÓN QUE SIENTO, ESO,  NO LO CAMBIO POR NADA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario